Sentido y sensibilidad de Jane Austen

Título: Sentido y sensibilidad
Título original: Sence and Sensibility
Autora: Jane Austen
País: Inglaterra
Fecha de publicación: 1811

El hecho de que una obra literaria, en este caso una novela, te provoque algo (felicidad, odio, indignación, risa), que hiera y/o modifique tu sensibilidad (para bien o para mal) eso hace que para mí la lectura no sea una pérdida de tiempo. Y sin ninguna duda, Sentido y sensibilidad no lo fue. 

Esta fue la primera novela que publico la autora, y también la primera obra a leer de la lectura conjunta UnAñoConJane. Yo ya había leído esta novela hace varios años, así que tenia vagos recuerdos de lo que iba a pasar. Nada muy claro tampoco, fue como recordar un déja vú

La novela al parecer es un retrato de las costumbres de la sociedad de la época. Es increíble y a la vez agobiante que un buen tema de conversación, los chismes y la cordialidad sean cruciales para una buena sociabilidad y que estos burgueses demandan. Yo siendo arisco, antisocial y un buen ermitaño aplaudía todo acto de descortesía y arrebatos que Marianne manifestaba. 

Y por supuesto el matrimonio y el dinero son puntos referentes y constantes en la novela. Tener una cuantiosa renta es sinónimo de prestigio haciendo que algunos personajes sean unos interesados (John Dashwood esa es para ti). La novela es mayormente sobre el mundo femenino: el matrimonio es su mayor anhelo y es la única manera de que una mujer tenga una buena posición social, pero la autora se burla, con una fina ironía, de la frivolidad y las ambiciones que rodean a la unión conyugal, ya que el dinero y el matrimonio van de la mano. 

Los personajes son bastante variados: hay algunos que son odiosos e impertinentes, como por ejemplo Lucy Steele; otros son pesados y dan risa, véase Mrs. Jennings o Sir John Middleton. También esta Fanny (mejor conocida como “la mujer de John Dashwood” lo cual es un poco cruel de parte de Austen, porque ni nombre tiene la pobre) que es una autentica repelente e hipócrita. El señor y la señora Palmer son hilarantes. El coronel Brandon, para mí, nada destacable. Edward Ferrars es un banana, o sea, un hombre bastante lelo. Y Willoughby desde el principio no me agrado para nada.

Pero, por supuesto, las hermanas Dashwood, Elinor y Marianne, tienen todo el protagonismo. Elinor es la mayor, juiciosa y prudente, mientras que Marianne es sincera y pura sensibilidad. A simple vista estas hermanas pueden parecer de caracteres y temperamentos opuestos, Elinot encarnando el “sentido” y Marianne la “sensibilidad” pero la cuestión es mucho más compleja. En el final de la novela Elinor demuestra más sensibilidad y Marianne más sentido. 

Para mí la novela tiene un punto fuerte y destacable, y ese es la complejidad de las relaciones femeninas que se presentan. De las obras anteriores a esta novela no recuerdo ninguna que presente este tipo de complejidad. Desde el punto de vista masculino, las mujeres se llevan bien con las de su mismo género, pues se comprenden y el único motivo por el cual se desagradan es por causa de un hombre. Pero aquí, la cosa no es tan sencilla. Las mujeres en la novela, sienten afecto, indiferencia, rechazo, indignación, enfado, censura y molestia con las de su mismo género, y estos sentimientos nada tienen que ver con los hombres.

Porque si bien de manera superficial Sentido y sensibilidad parece solo una historia romántica, que lo es, por supuesto, también hay mucha burla a la institución matrimonial y el materialismo que ello conlleva.

Comentarios

  1. Hola! Qué bueno que te unieras a la lectura!
    Es interesante ver tu lectura de este libro, creo que coincidimos en bastantes cosas. Aunque a mí Marianne, salvo en ocasiones, me cae bastante pesada.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Bueno, me di cuenta de que no lo dije, pero Elinor me gusta mucho más que Marianne.
      Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Neverwhere de Neil Gaiman

Entre actos de Virginia Woolf