Medida por medida de William Shakespeare

Título: Medida por medida
Título original: Measure for measure
Autor: William Shakespeare
País: Inglaterra
Fecha de publicación: 1603

Un Ángelo por Claudio, la muerte por la muerte
premura por premura y placer por placer;
lo mismo por lo mismo, medida por medida

La obra comienza con el Duque de Viena, Vicentio, anunciando que saldrá de la ciudad y que le cederá su poder a su delegado, Angelo. La razón por la que el Duque deja el poder, es porque se tienen que hacer cumplir estrictas leyes sobre el sexo. Él no quiere ser el malo de la película (de la obra, en este caso), es por eso que necesita a un chivo expiatorio. Angelo se encargara de hacer cumplir la ley y limpiar la ciudad, cerrará prostíbulos y encarcelará a los involucrados. Y es ahí en donde entra Claudio, quién es llevado a la cárcel y condenado a muerte por fornicación (sexo antes del matrimonio) con su prometida Julieta. Mientras tanto, el Duque se disfrazará de monje para recorrer las calles de Viena y poder ver lo que ocurre y cómo gobierna su substituto.

El poder, la ley y la justicia es lo que se instala de lleno en las primeras páginas de la obra. Pero las leyes y la justicia son una con la moralidad. En sí, es la moralidad la que impone las leyes, las casas de placer (los burdeles) atentan contra la moralidad y conducen al pecado. Lo mismo con la condena a muerte por tener sexo antes del matrimonio. Pero hay algo más que se escurre en esto: la hipocresía. Angelo es alguien estricto, pero no tendría tachas sino cometiera los mismos delitos que él hace castigar. Angelo tiene un lapso en su juicio que lo hace tener una catastrófica caída, y sin mencionar que queda como un hipócrita.

Esta obra también denuncia muy bien las diferencias de género, y más específicamente, el abuso que se ejerce contra las mujeres. Los mayores personajes femeninos son la señora Overdone, Mariana e Isabella. La primera es una prostituta y dueña de un burdel, a quién arrestan. La segunda es una mujer abandonada por su prometido al perder su dote de bodas, quedando en la pobreza y despreciada por ello. Y la última, Isabella, es una novicia, hermana de Claudio y que al enterarse de su desgracia, corre a hablar con Angelo para alivianar el castigo, pero no solo encuentra una negativa, sino que es chantajeada por él. Angelo le pide que le entregue su cuerpo a él, y así liberará a su hermano. Angelo la trata como una mera mercancía en un trueque, que ni siquiera tiene intención de cumplir. Isabella, con una voluntad férrea, se negará en redondo, ya que tener sexo sería peor que morir.

Estos personajes habitan diferentes espacios en el espectro social, y con ello promueven a pensar y considerar más generalmente el lugar de una mujer en la sociedad. Pero que tienen en común que las tres son víctimas de la autoridad del patriarcado.

Se supone que las comedias de Shakespeare terminan con una cosa: campanas de bodas. Y sí que hay bodas, pero deseadas solo por una parte, no con mutuo consentimiento. El bellaco de Lucio es obligado a casarse con una de las tantas prostitutas que dejo embarazada y Angelo corrió un destino similar. Y no por nada Medida por media es llamada una comedia problemática, aquí no hay un clima festivo, con un tono ligero y humorista, el clima es oscuro y el tono ácido y cínico. Es una obra en donde para unos el sexo es como la muerte y el matrimonio no trae la felicidad, enfrenta la justicia y la ley de manera ambigua y que perfila los valores morales de una sociedad reprimida sexualmente.

Comentarios

  1. You had me at «Esta obra también denuncia muy bien las diferencias de género, y más específicamente, el abuso que se ejerce contra las mujeres.» y «aquí no hay un clima festivo, con un tono ligero y humorista, el clima es oscuro y el tono ácido y cínico». Me gustó tu análisis, también. La tendré en cuenta.
    Besotes ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

La princesa prometida de William Goldman

Otelo de William Shakespeare

#INFOBLOG2018